Fresh and Bloody es una colección de moda genderless que habla de arte, dolor, heridas y cicatrices de un modo optimista y renovador.

 

El nombre de la colección viene de todos los sentimientos que vuelco en ella y las llagas abiertas que muchos compartimos pero que nos dan vergüenza mostrar y por ello ocultamos a los demás. Heridas sobre la piel, heridas dentro de nosotros, heridas que no se ven, pero duelen igual. Con esta colección hablo sobre dejar de esconderlas, sobre aceptarlas y sanarlas. Grito para dejar de sentir vergüenza. Hablo de no tener miedo y de tenerlo, de la tristeza y la felicidad, del amor y el cariño por uno mismo, de la propia aceptación y la renovación.

 

Fresh and Bloody habla también sobre género e identidad. Con cada prenda deconstruyo los códigos que definen el género en la moda: siluetas, líneas, materiales, colores. Todos estos elementos me sirven para ir más allá, para construir nuevos códigos, volver a romperlos, redefinir lo que es el género y lo que no lo es y volver a empezar.

 

En definitiva es una colección sobre la realidad de todos nosotros/as. Realidades que a veces duelen pero que podemos sanar.

Para esta colección me he inspirado en la moda y los trajes de los años noventa. Siluetas anchas y hombreras se mezclan con líneas más sexy y prendas más ceñidas. Tejidos ligeros conviven con el denim, que se vuelve elegante y rompedor; y combinan con el punto, que sigue presente en las pasarelas y que se atreve con nuevas formas y patrones.

 

Hombreras para prendas femeninas y masculinas por igual, chaquetas anchas y pantalones oversize. En Fresh and Bloody trabajo y combino todos estos elementos que definían el género en la moda de esta década. Aunque ya se podía percibir ciertos límites siendo desdibujados.

Diseñadores y pasarelas muestran siluetas tradicionalmente masculinas sobre modelos como Naomi Campbell. Colores y materiales más reservados a la sastrería masculina se usan para patrones femeninos. Al tiempo, la comunidad queer pelea por sus derechos, reivindica su identidad y grita sobre otras realidades.

La definición de lo masculino y lo femenino cambia; en la moda, aunque todavía muy marcada, empieza a incluir elementos apropiados del otro género.

 

Otra fuente de inspiración ha sido la obra artística de Lorna Simpson. Sus series fotográficas (Abajo) fueron la base conceptual y primera inspiración visual para Fresh and Bloody. Su trabajo sobre la percepción de la mujer afroamericana en la sociedad estadounidense, su trabajo como artista feminista, fueron germen para definir la historia de Fresh and Bloody.

14.png
13.png
12.png
11.png
AntonioMarcial-MemoriaColección.png
5.png
20.png
22.png
23.png
21.png